La edad de piedra

La semana pasada, después de haber ido a Leasing México para hacer unas solicitudes de arrendamientos, fui a una exposición que unas personas me recomendaron y que me llamó mucho la atención desde su mero nombre; a su vez, me ayudó mucho en mis investigaciones para el nuevo libro que ahora escribo.

El tema de la exposición era Armamento en la Edad de Piedra, algo de lo que se estudia y se habla poco, no sólo en esferas civiles, sino también en los círculos militares, ya que la implementación de este armamento es sumamente antigua.

Sin embargo, la importancia de esta era es enorme, debido que es ahí donde se encuentran los inicios de todas las ciencias militares y donde se encuentra la verdad de la naturaleza humana, una naturaleza que se apoya en la violencia para asegurar la supervivencia.

Cuando hablamos de la edad de piedra, muchas veces nos imaginamos a aquellos que conformaban la especie humana como simios o semi simios; sin embargo, en ese tiempo los humanos ya tenían el aspecto físico que tenemos ahora, algo que cambia el plano de ver las cosas de ese tiempo.

piedrapulida-para-hachas

Recordemos que los seres humanos en la edad de piedra tenían una tremenda competencia, debido a que ocupaban una posición relativamente baja, simplemente debido a nuestras condiciones físicas, ya que éramos y somos más lentos que la mayoría de las especies, estamos anclados a la superficie –lo que significa que no podemos escapar a los aires como los pájaros- y no contamos con garras ni colmillos afilados, lo que significa que estábamos en una posición bastante complicada; sin embargo, fue esta deficiencia lo que nos hizo desarrollar otros potenciales para asegurar la supervivencia de nuestra especie.

Para poder habitar este planeta, el hombre de la edad de piedra tuvo que desarrollar  su intelecto y explotar su creatividad para poder burlar el orden natural de la cadena alimenticia, algo que no fue nada sencillo y requirió de mucho ingenio, esfuerzo  y visión para poderse hacer.

Hemos de entender que fue en la edad de piedra cuando se hizo el pensamiento más intenso, ya que en esos tiempos verdaderamente todo estaba en riesgo y la pluma de la historia de la civilización humana aún se encontraba vacía y la tinta tendría que ser forjada por el ingenio y el intelecto de unas cuantas tribus vagando por la superficie terrestre.

Para poder hacer la cacería efectiva, el hombre necesitaba armas efectivas.

Las armas del hombre de la edad de piedra estaban fabricadas básicamente de materiales como madera, piedra, hueso y fuego, unos materiales que al combinarse efectivamente escudaron a la humanidad de las corrientes de la destrucción, corrientes que siempre han estado y estarán presentes en el mundo.

Dentro de las armas más destacadas de este periodo tan importante en el mundo, se encuentran el hacha, la lanza, la cerbatana venenosa y tiempo después, el arco y flecha.

Vale la pena el estudio de este periodo de tiempo, si es que hemos de entendernos a nosotros mismos.